Seguidores

lunes, 20 de septiembre de 2010

The media

El domingo en la noche me puse a ordenar los archivos de mi compu, tenía trabajos revueltos, documentos vacíos, separatas que jamás leeré y una lista de páginas favoritas infinita.

En eso, llegue a la carpeta de música. Seleccione todo y puse reproducir. Escuche canciones que me habían marcado en cierto momento, y fue inevitable hacer un flash back.

Recordé la escuela, y los dibujos, como: Candy, Caballeros del Zodiaco, La Vaca y el Pollito, Sakura Car Captor, Sailor Moon, Animaniacs (Pinky y Cerebro, los palomos, la ardilla, y a Waco de los hermanos Warner con su "Hoooolaaaa enfeeermeeeeraaa") y claro, a Bugs Bunny el conejo de la suerte y a Dragon Ball. Un par de veces me "dolió la barriga" y falte a clases, para ver los capítulos finales de Dragon Ball GT.

Luego eso paso, deje de ver dibujos. En el cole vi algunas novelas, recuerdo que hubo un par que para la época fueron polémicas, como la "La presencia de Anita", o "Shica da Silva", lo digo porque no me dejaron verlas. Mi mamá me botaba de la sala y me mandaba a hacer cualquier cosa. No por eso deje de ver novelas, gracias a la influencias de varias tias, también vi novelas mexicanas jaja Ohhh esas novelas son demasiados clichés juntos.

Luego, en la secundaria, empece a ver series, las de Warner channel y uno que otro reality show, tipo los de MTV, así, creo que me sople todas las temporadas de ER, friends, Smallville, Two and a Half men. Y aunque era comedia y drama, todo parecía volverse más real, ya crecía, y me decía, que ya no soportaba las novelas mexicanas, ni algunos dibujos.

Y luego, llegaron las pelis independientes, vistas con gente de al u, pasadas de unos a otros, y analizadas luego. Deje la TV, deje a muchos libros, y me metí al internet.

Con el internet llego este blog, y también el hábito de chatear, al cual me resistí al principio pero por el que luego, claro, me deje llevar. Me dedique a chatear, chatear y chater; llegaron los emoticons, muchos, los vídeos, los mensajes en los nicks, los zumbidos, los estados de no conectados, los bloqueos, los códigos y las conversas con cámara web. Pero eso también pasó (o esta pasando) ...

Porque llego facebook, y también skype. Con facebook, llegaron muchas solicitudes de amistad, y test de personalidad. De interfaz blanca, letras azules, y el me gusta, del me gusta del comentario.

Con facebook llego una nueva forma de conocer a los otros, de mantenerse en contacto, de contar algo, de tener una relación;  y la verdad aún no sé en qué ira a parar, aunque puedo augurar varios rompimientos, peleas, celos, y claro, muy poca intimidad.

Y con skype, una persona al otro lado del mundo, parece estar justo en frente tuyo, le ves hasta el barro que le salio en la mañana, las muecas, las expresiones, el desorden de su cuarto, casi sientes que esta junto a ti.

Y lo que logro ver luego de este recuento es: el poder de los medios.

Definitivamente han marcado mi vida. Me han indicado lo que se debe y no hacer, la moda guió mis gustos, e imite sin siquiera darme cuenta. He vivido buena parte de mi vida frente a un televisor, una caja boba, como dice mi viejo. Y el comienzo de mi juventud, lo veo por un monitor.

Siendo sincera, no me gusta la sociedad llena de imágenes que tenemos, reniego de ella y noto que cada vez estamos más inmersos en una cultura, tipo imágenes editadas. Hay demasiada información, publicidad, artículos, descubrimientos y de alguna manera, eso abruma, cada vez es más difícil ser experto, nada es suficiente, y uno no está solo con sigo mismo sino que está acompañado en su propia construcción mental.

Lo que me gustaría, sería volver a lo básico. Me gustaría una familia junta a la cena, como antes, pero incluso esa imagen al pensarla, me sabe a editada, con todos felices partiendo un pavo; por eso a pesar de que me digan que la tecnología en la cultura de la información es lo mejor, yo me resisto a creerlo, coincido con Marco Aurelio Denegri, y pienso que como raza estamos involucionando.

Por eso, cada cierto tiempo, me desconecto. Dejo las cuentas de correo, las redes sociales, este blog, apago mi celular, me quito los audífonos, y me voy. Lejos o cerca, a algún lugar donde haya mucho silencio, mucho verde, mucho aire, mucha vida apacible. Donde todo es lento, hasta el sonido, donde hace mucho calor, o mucho frío, donde llueve de pronto, donde la gente tiene la belleza de su raza (es muy flaca, muy gorda, muy negra, es lo que se dice: fea) donde a pesar de la belleza del lugar no todo es bonito; donde nadie me conoce, donde no existo, donde extraño y me gusta creer que me extrañan. Ahí disfruto lo que puedo, callo lo que sufro. Escucho a mi mente, que me recuerda cosas de antes y por fin me da respuestas, a veces tardías, otras decisivas.

Me voy y vivo...

Para luego volver a mi realidad, a mi ciclo, a mi casa. Donde vuelvo a pensar, que sin las cosas que tengo, me aburriría, donde vuelvo poco a poco al consumismo, a los tragos, a las mentiras, donde rompo las promesas, donde vuelvo a la normalidad en la que me encuentro ahora. Porque es inevitable, debo entregar un trabajo, debo leer para un curso virtual, los mails urgentes e importantes se amontonan: la tecnología, los medios y el internet son parte de mi vida. No puedo huir, no debo huir, aunque a veces quiera.

Es entonces cuando noto que he regresado de mi berrinche contra la tecnología, introduzco mi contraseña de usuario, windows me da la bienvenida y, me vuelvo a conectar.

6 comentarios:

Bellota dijo...

Que lindo post!

asutada y decidida, solo asi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
asutada y decidida, solo asi dijo...

yo me resisti al facebook, lo abri hace como 3 semanas y tiene poder! tiene el poder de hacer que te enteres de cosas que no quieres y te puede hacer sentir muy mal... se que tiene sus cosas buenas pero como tu dices creo que no necesitamos tanta informacion, de ningun tipo, ni tv, ni internet, nada... pero creo que ya es parte de nosotros...

Lobezna dijo...

Me encanta tu blog!! Empecé a leerlo a eso de las ... 00:30 y ya son como las 03:50 a.m. U_U

Odio el Facebook. Desde que tengo uno ya no tengo vida. Traté de desactivarlo muchas veces, pero de alguna u otra manera siempre caigo en la patética lista de pros y contras, en la que lamentablemente terminan ganando los pros.

Paola xD dijo...

me encanto el post ..es muy cierto..yo estoy mecanisada con el internet...el fecebook..el mesenger...chat....cuando no lo estoy me siento solaa..,pero tambien en parte me gusta la soledad ,escaparme de ese mundo al q ya estoy aburrida..pero que hacer si ahora todo es tecnologico es un mundo q nos arrastra con el...es inevitable :p

crazy girl dijo...

lindo ♥

... escribo porque en la fantástica internet se puede ser lo se quiere, hasta uno mismo.